A 41 aumenta el número de muertos por las fuertes lluvias en el nordeste brasileño

El número de muertos por las lluvias e inundaciones que azotan el nordeste de Brasil ascendió a 41, al tiempo que sigue la incógnita sobre el número de desaparecidos, en medio de un escenario de devastación que mantiene aisladas varias localidades.
Ciudades arrasadas por torrentes de agua, zonas anegadas y lodazales entre los que se descubren apenas algunos techos de viviendas o campanarios de iglesias, eran las imágenes que mostraban los canales locales de noticias.
En el tropical Estado de Alagoas el número de víctimas fatales pasó a 29, declaró un portavoz del cuerpo de Bomberos local, mientras que en el vecino Pernambuco la cifra de muertos es de 12, según una portavoz de la Defensa Civil.
Ante esta catastrófica situación, la mayor preocupación ahora es definir correctamente el total de personas consideradas desaparecidas, una cifra que el gobernador de Alagoas, Teotonio Vilela Filho, llegó a calcular en mil, aunque la Defensa Civil menciona a unas 600 personas y aclara que muchos de ellos son ciudadanos que no están siendo localizados.
El Gobierno brasileño anunció que liberará ayuda de emergencia para Alagoas y Pernambuco, por un total de 100 millones de reales, 55 millones de dólares, de los cuales la mitad ya fueron entregados a los respectivos Gobiernos en carácter de ayuda de emergencia, tras una reunión del gabinete de crisis.
Además de las víctimas fatales y los desaparecidos, la Defensa Civil actualizó el balance de afectados que muestra la magnitud de la tragedia.
En Pernambuco, donde se originaron las lluvias y crecientes, 54 municipios fueron declarados en situación de emergencia. Casi 18.000 personas se encuentran sin vivienda y más de 24.000 debieron ser evacuadas.
En Alagoas en tanto, son 22 los municipios afectados (15 de ellos en estado de “calamidad pública”), más de 32.000 evacuados y 25.800 sin vivienda.
En abril pasado, Brasil se vio sacudido por lluvias torrenciales que causaron el desmoronamiento de varios cerros en Rio de Janeiro, una catástrofe que dejó hasta el día de hoy una cifra indeterminada de muertos, cientos de desaparecidos, y 229 cuerpos recuperados.