Presidente Sánchez Cerén participo en actos conmemorativos del 197 aniversario de la Independencia Patria

En el marco del 197 aniversario de Independencia Patria, el Presidente Salvador Sánchez Cerén reiteró la necesidad de continuar sumando esfuerzos para lograr la meta de declarar a  El Salvador libre de analfabetismo.

 

Durante la colocación de una ofrenda floral en el Monumento a los Próceres, en la Plaza Libertad este 15 de septiembre, el gobernante destacó que lograr este propósito es parte también de los sueños de libertad por los que lucharon los héroes y heroínas de la patria.

 

“Hacer patria es garantizar a todos los ciudadanos el derecho de aprender a leer y escribir, como lo hacemos a través del Programa Nacional de Alfabetización, por lo que dedicamos este mes cívico a impulsar esta noble y necesaria tarea”, dijo el jefe de Estado.

 

Expresó que gracias a estos esfuerzos el pasado 8 de septiembre, Día Internacional de la Alfabetización, se declaró a San Salvador libre de analfabetismo, convirtiéndose así en el municipio número 94 del país, y en la tercera capital de Centroamérica en alcanzar ese éxito educativo.

 

“Creamos patria cuando generamos empleos, extendemos los servicios de salud a todas las comunidades, construimos una moderna infraestructura vial, garantizamos calidad en la educación, ofrecemos acceso gratuito a la educación superior y abrimos nuevas oportunidades para la niñez y la juventud”, indicó.

 

Con la implementación del Programa Nacional de Alfabetización, desde el año 2009 han aprendido a  leer y escribir más de 300 mil salvadoreños y salvadoreñas, incluyendo a mil 500 personas con discapacidad sensorial que aprendieron con el Sistema Braile y el lenguaje de Señas Salvadoreño.

 

Del total de alfabetizados, un 70% proviene de zonas rurales, y 29.01% de zonas urbanas. Además, se ha reducido la desigualdad de género ya que  más de 200 mil mujeres han aprendido a leer y a escribir.

 

 

En su mensaje a la nación, el mandatario también aseguró que la celebración de estas fiestas cívicas reafirma el derecho conquistado por las naciones a la autodeterminación como pueblos libres y soberanos.

 

Manifestó que con el pueblo como único y verdadero protagonista del desarrollo y dueño de su destino, “hoy nuestra soberanía se fortalece y trabajamos para convivir en paz, bienestar y unidad”.

 

“Ese fue el sueño de Francisco Morazán: una Centroamérica unida, próspera, fortalecida y con mejores niveles de desarrollo, y sobre todo, con bienestar y calidad de vida para su gente”, dijo el gobernante.

 

Destacó que el ejemplo de los próceres, quienes entregaron lo mejor de sus vidas para cumplir el sueño y el ideal libertario, que condujo a la creación de la República, es el que rige el trabajo de su administración.

 

“Esos hombres y mujeres iniciaron la lucha por la justicia, la libertad y la unidad, la que nuestro pueblo continúa con entereza y compromiso para legar a las nuevas generaciones un mejor país”, precisó.

 

Remarcó que construir patria significa aportar y hacer cumplir el Estado de Derecho, y desde cada una de las funciones que se desempeñan como ciudadanos se debe contribuir al orden y al funcionamiento del país.

 

“Desde la familia, la comunidad, la escuela, el trabajo y los espacios de participación política debemos hacer valer el respeto, la responsabilidad, la solidaridad y la honestidad”, aseguró.

 

Indicó que el ideal de su gobierno es y siempre será la “justicia social”, por lo que el Plan Quinquenal de Desarrollo resume las grandes prioridades del país y, como establece la Constitución, pone a “la persona humana como el origen y fin de la actividad del Estado”.

 

“Por eso en mi gobierno, las poblaciones más pobres, las históricamente marginadas, son el principal objetivo de las políticas públicas, planes y programas de desarrollo económico y social”, dijo el estadista.

 

Aseguró que los beneficios de las políticas implementadas por su administración han significado cambios sustanciales para la mayoría de la población, y la oportunidad para miles de salvadoreños de salir de la pobreza, elevar su calidad de vida y asegurar un mejor futuro para sus hijos.

 

“Nuestro beato mártir Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien será canonizado el próximo 14 de octubre, es nuestro referente moral para el avance y consolidación de El Salvador como nación”, acotó.

 

El gobernante también hizo un llamado a todos los partidos políticos para que en el aniversario de la Independencia y de cara a una nueva campaña electoral den un ejemplo de civismo y de respeto a la pluralidad de pensamiento, y a trabajar poniendo por encima los intereses del país.