Jessica Simpson, emocionada por volver a su figura

Una vez que ha dado a luz a su pequeña Maxwell Drew, es hora de empezar a preparar su cuerpo, para que todo vuelva a la normalidad. Su plan será más duro que una simple ‘operación bikini’ porque ha firmado un contrato para comprometerse a perder peso.

Su embarazo ha hecho que Jessica Simpson cogiera más peso del permitido y su cuerpo ha sufrido un serio aumento de volumen y de peso. Aunque diera a luz a su pequeña Maxwell Drew a principios de mayo no ha conseguido ponerse las pilas en este aspecto.

La única forma de cumplir a rajatabla un plan de adelgazamiento es a través de un contrato y eso es lo que ha hecho Jessica Simpson. La estrella ha firmado un acuerdo con Weight Watchers, una empresa establece planes de acción y técnicas de adelgazamiento.

Hoy por hoy, Jennifer Hudson es la imagen de Weight Watchers gracias a su asombroso cambio de imagen, pero el reto de Jessica Simpson puede que le quite el protagonismo. La actriz, cantante y diseñadora ha firmado un contrato con esta empresa por valor de 4 millones de dólares, más de tres millones de euros, para establecerle un plan de ejercicio y de dieta.

Una fuente cercana a Jessica Simpson afirma que está entusiasmada por comenzar este plan: “Tan pronto como cicatrice la cesárea Jessica comenzará a hacer ejercicio, está decidida”, cuenta la fuente a Us Weekly.

Con respecto al plan que le ha propuesto Weight Watchers, “tendrá que cumplir con los objetivos y perder el peso que marca el contrato”, afirma la misma fuente, “todavía no ha elegido a un entrenador. Además, se ha propuesto tomarse un año sabático. Pero si quiere adelgazar, tendrá que trabajar duro durante cinco días a la semana”.

No tiene escapatoria, Jessica Simpson ha llegado a pesar 170 libras, casi 80 kilos, según confesó en su entrevista para Elle en la que posó desnuda y embarazada para el pasado número de abril. Ahora tiene que recuperar su figura y, según cuentan sus allegados, ella tiene muchas ganas de comenzar este reto.