Homosexuales marchan en Nicaragua y exigen a diputados reconocer sus derechos

Agencia EFE -Cientos de homosexuales en Nicaragua marcharon pacíficamente hasta la sede del Parlamento para exigir el reconocimiento de sus derechos, entre ellos formar una familia, y pedir a los diputados “salir del armario”.

En el marco del Día Internacional contra la Homofobia, unas 27 organizaciones defensoras de la diversidad sexual llegaron hasta la Asamblea Nacional, en el antiguo centro de Managua, donde los legisladores aprobaron nuevos artículos en el Código de la Familia que excluyen la posibilidad de que personas del mismo sexo puedan formar una.

Ningún diputado recibió a los manifestantes, quienes no divulgaron los nombres de los legisladores que aseguran son homosexuales y cuyas identidades darían hoy a conocer, según lo habían anunciado la pasada semana.

Los integrantes de la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT) recorrieron las principales vías del antiguo centro de Managua con megáfonos, la bandera multicolor de la diversidad sexual y pancartas, en demanda del derecho a la existencia de familias homoparentales.

Entretanto, los diputados continuaron este jueves con la aprobación de nuevos artículos del Código de la Familia y reiteraron que, por disposición constitucional, en el país centroamericano solo se reconoce legalmente la unión entre un hombre y una mujer.

El procurador nicaragüense de los derechos humanos, Omar Cabezas, respaldó a los homosexuales y pidió a los legisladores reconocer a las lesbianas y gais el derecho a dirigir sus propias familias.

Con la protesta de este jueves comenzó en Nicaragua una jornada contra el acoso y crímenes de odio hacia la comunidad de homosexuales, que terminará el próximo 28 de junio, cuando se celebrará el Día del Orgullo Gay, informaron los organizadores.

Ni el Gobierno ni las organizaciones defensoras de la diversas sexual ofrecen cifras sobre crímenes de odio en Nicaragua, donde en 2011 se registró la muerte violenta de un joven homosexual sin que se haya establecido si respondió a su orientación sexual.
En abril pasado, el Congreso nicaragüense aprobó el primer capítulo del Código de la Familia, en el que estableció que ese núcleo de la sociedad “está integrado por un grupo de personas naturales con capacidades, habilidades y destrezas diferentes, unidas por el matrimonio o unión de hecho estable entre un hombre y una mujer”.

Los homosexuales de este país centroamericano se oponen a ese articulado y alegan que viola el artículo 27 de la Constitución nicaragüense, que establece la igualdad ante la ley para todas las personas.

Por su parte, la procuradora de la diversidad sexual en Nicaragua, Samira Montiel, declaró hoy a Efe que, según parámetros internacionales, el 10 % de la población en el planeta es homosexual