Manifestantes desalojan las instalaciones de Catedral Metropolitana

Un grupo de personas, entre ellos veteranos de la ex guerrilla y sindicalistas, que ocupaban la Catedral Metropolitana de San Salvador, por tres meses cerrada, desalojaron el templo tras una mediación de representantes de las iglesias y los derechos humanos.

Los manifestantes permanecieron en el templo católico, en el centro de San Salvador, desde el 10 de enero, sin permitir el ingreso de feligreses ni de miembros de la Iglesia, que calificó la acción como “un sacrilegio”.

Previo a la entrega de las instalaciones los ocupantes sostuvieron una reunión con el arzobispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), Óscar Luna y el pastor evangélico Carlos Rivas, del Tabernáculo de Avivamiento Internacional (TAI).

El procurador de la PDDH, no precisó bajo qué condiciones los ex guerrilleros, que también demandaban beneficios sociales, decidieron desocupar la catedral.

Por su parte Rosa Chávez, explicó que se acordó el seguimiento por la organización católica Tutela Legal a los contactos con el gobierno para el inicio de un diálogo sobre las reivindicaciones de los ocupantes.

Según el pastor Rivas, ya hubo un primer encuentro con el secretario Técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, “quien mostró disposición a encontrar una solución a las demandas” enfatizó.

Los ex combatientes y líderes sindicalistas, reclaman pensiones para los padres de los caídos durante el conflicto armado (1980-1992), la reposición de policías despedidos en gobiernos anteriores y de dirigentes sindicales.

La Catedral fue ocupada el pasado 10 de enero, cuando los autores colocaron banderas del FMLN.