El presidente Obama defiende al Servicio Secreto

El diario Reforma informó que Jay Carney, vocero presidencial, aseguró que a pesar del escándalo sexual en Cartagena el presidente Obama no ha perdido la fe en el Servicio Secreto y en el trabajo que realizan sus miembros.

Sin embargo, la conducta de algunos agentes que acompañaron a Obama a Colombia han desprestigiado a toda la institución.

A diferencia de otros presidentes, como Bill Clinton (quien siempre peleaba con los agentes que lo protegían), Obama obedece todas las recomendaciones de los agentes del Servicio Secreto, de quienes empezó a recibir protección en la primavera de 2007, más de un año antes de las elecciones presidenciales de 2008.

Además tiene una buena relación con el director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, a pesar de que este no es el primer episodio que causa ruido en su administración.

El diario Reforma agregó que para Ronald Kessler, el periodista que destapó el escándalo, y para algunos críticos de la actual administración, Obama no ha tomado decisiones firmes contra el Servicio Secreto, lo cual refleja que está muy agradecido con su dedicación y acciones para resguardar su seguridad.

Pero, con este nuevo episodio, ya suman tres incidentes de gravedad bajo la dirección de Sullivan. Por ello hay quienes piden su renuncia.

Para otros, como el director de campaña de reelección de Obama, David Axelrod, la conducta decepcionante de algunos agentes no debería manchar la reputación y eficiencia del resto del Servicio Secreto que, en su opinión, es “completamente profesional”.

Se esperan más despidos en los próximos días. Hasta ahora, seis agentes han sido relevados de su cargo, uno fue absuelto y otros cinco siguen bajo licencia administrativa hasta que se dé a conocer el resultado de las investigaciones.