Muere el promotor de la investigación fílmica

Manuel González sentó las bases para preservar la memoria y la renovación cinematográfica de su país.

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y El Fondo de Cultura Económica (FCE) lamentaron el deceso de Manuel González Casanova, crítico cinematográfico y promotor de la investigación fílmica.

En un comunicado de prensa, el Imcine externó sus condolencias y señaló que González Casanova tuvo como uno de sus mayores logros la creación del más importante acervo cinematográfico de México: la Filmoteca de la UNAM, fundada en junio de 1960 y de la cual fue su primer director.

Don Manuel, como se le conocía en el medio cinematográfico, sentó las bases para preservar la memoria fílmica del país y para la renovación de la cinematografía a partir de la enseñanza del cine como medio de expresión.

La vida González Casanova no se entendería y él seguramente no hubiera entendido a la vida sin el cine.

El séptimo arte fue su espacio, su protagonista y el objeto de sus afanes. González Casanova nació el 8 de diciembre de 1934. Estudio la maestría en Letras en la UNAM. En los 50 comenzó con su lucha en favor del séptimo arte.

En 1959 se integró a la Dirección General de Difusión Cultural de la UNAM, donde continuó su labor de apoyo al cine, organizando la Sección de Actividades Cinematográficas de esa dependencia.

Como crítico cinematográfico, González Casanova, creó las colecciones Cuadernos de cine, Textos de cine, Documentos de la Filmoteca y Séptimo Arte. Fue autor del FCE, donde publicó el libro El cine que vio fósforo. Alfonso Reyes y Martín Luis Guzmán, donde recoge las mejores columnas que escribieron estos dos personajes sobre la oferta cinematográfica de Madrid.

Colaboró como actor en las películas Amelia (1964), Derrota (1973) y El infierno tan temido (1975).

Participó también en los espacios relacionados con el cine en múltiples instituciones, como la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), la sección mexicana del Consejo Internacional de Cine y Televisión (CICT) de la UNESCO y el Conaculta.

También fue productor y director de diversos programas de radio, cine y televisión dedicados a difundir la cultura cinematográfica, al igual que fue autor de varios artículos y ensayos aparecidos en diarios y revistas nacionales y extranjeras, al tiempo que continuó con sus labores de docencia.