Las mejores películas eróticas

Poco hay que no se haya dicho ya sobre el cine erótico. La historia del cine guarda con recelo secuencias míticas que se han quedado grabadas en muchas retinas. Escenas subidas de tono, cargadas de sensualidad, que hicieron sonrojar a más de uno.

Desde Instinto básico (Paul Verhoeven) hasta El cartero siempre llama dos veces (Bob Rafelson), pasando por Jamón, jamón (Bigas Luna) o Lucía y el sexo (Julio Medem). Aquí tienes una pequeña guía con las mejores películas eróticas de todos los tiempos.

Bernardo Berlucci consiguió con “El último tango en París” que mucha gente cruzara la frontera para poder ver una de las películas prohibidas por su alto contenido sexual.

María Schneider y Marlon Brando protagonizaron una de las secuencias de cine más comentadas y convirtieron la mantequilla en un objeto de sodomía al que nadie se quiso resistir. Años más tarde se supo que la actriz tuvo que ingresar en un centro psiquiátrico.

¿Y recuerdan aquella escena en la que Jessica Lange y Jack Nicholson retozaban sobre la mesa de una cocina, repleta de harina? Seguro que sí. Fue en “El cartero siempre llama dos veces” la película que Bob Rafelson dirigió en 1981.

El sensual cruce de piernas de Sharon Stone en Instinto básico logró quitarle el sueño a más de uno. La mezcla de thriller y sexo dio buen resultado en taquilla, además del interés y revuelo que despertó en el público la bisexualidad de la protagonista.

Luis Buñuel nos regaló Belle de jour, una película que cruzó la línea de lo erótico para pisar de puntillas lo pornográfico, sobre una mujer (Catherine Deneuve) con una doble vida: esposa virginal de día y prostituta de lujo por las tardes.

Paz Vega y Tristán Ulloa formaron una de las parejas que más tiempo pasaron en una cama dentro una película. Julio Medem los dirigió en Lucía y el sexo y, como reza el titulo de la película, la sexualidad estaba muy presente en todo el largometraje. La isla de Formentera sirvió de escenario para rodar más de una escena tórrida bajo el sol.

Y de Julio Medem es también Habitación en Roma. Una explícita y apasionada historia de amor entre dos mujeres, Elena Anaya y Natasha Yarovenko, que transcurre entre las cuatro paredes de una habitación en la capital italiana y que fue alabada y criticada por igual.

Hace unos días, Penélope Cruz confesó que las escenas de sexo de la película Jamón, jamón, de Bigas Luna, la traumatizaron de tal manera, que pasó años negándose a rodar escenas de sexo. Fue entonces cuando coincidió por primera vez con Javier Bardem , el actor de Mar adentro que es ahora su marido y el padre de su hijo.

Y no quiero terminar sin mencionar un estreno muy reciente: Shame. Michael Fassbender interpreta con gran acierto a un adicto al sexo que busca su sitio en una sociedad que le ofrece sexo fácil en todas sus variantes. Pero su vida se pone del revés cuando recibe la visita de su hermana (Carey Mulligan).

Mulholland drive, Nueve semanas y media, Son de mar, In the mood for love, Soñadores, 9 songs, Striptease… las estanterías están llenas de películas que han conseguido la etiqueta de cine erótico. Largometrajes que burlaron la censura, escenas que traspasaron fronteras y secuencias que trasgreden y emocionan por su belleza y sensualidad.