Penélope Cruz y Mila Jovovick recuperan el divismo clásico en los Oscar

La gran noche del séptimo arte vuelve a ser el mejor escaparate no solo para el despliegue de encanto de ellas, sino también para vivir un auténtico desfile de tendencias. Maquillajes y peinados también han pasado un riguroso examen en el que la nota más alta se lo ha llevado el guiño al glamour de los años 40 y 50.

Todo vuelve a volver. En el mundo de la moda todo se reinventa y regresa, algo que también ocurre con las tendencias de belleza. Las ondas marcadas con un toque romántico y hasta cierto punto barroco han vuelto a brillar con luz propia de la mano de PenélopeCruz y Mila Jovovich.

Ambas han viajado al pasado para recuperar ese ‘charme’ que no solo llevaron otras grandes del cine, sino que se convirtió en seña de toda una generación. Mientras Pe lo complementó con un maquillaje más clásico, Jovovich recurrió a un básico que nunca se ha llegado a ir: Los labios rojos.

Este tono también fue el elegido por Michelle Williams, que una vez más contrastó a la perfección con su look garçon.

Fue sin duda una noche en la que los recogidos fueron los que más llamaron la atención y la elección que para muchas significó un rotundo éxito.

Ese es el caso de Jennifer Lopez, que apareció luciendo un sensacional moño baggel, que ha arrasado esta temporada y era perfecto para enfatizar sus rasgos. El toque oscuro en la mirada llenó sus ojos marrones de profundidad y el tono rosáceo en los labios era idóneo para su bronceada piel.

Con la raya al lado y el flequillo cayendo hacia un lado fue el recogido estilo ballet que lució Emma Stone. Un maquillaje muy sutil lleno de luz fue el mejor complemento, ya que el gran filón de esta chica es su sensacional tono de pelo.

El toque pin up lo puso Rooney Mara, que se decantó por un recogido tirante muy minimalista con el flequillo recto estilo toldo. Como no, no pudieron faltar unas pestañas infinitas, un tono de piel níveo y de aspecto aterciopelado y unos labios enmarcados en potente rojo.

La olvidada coleta volvió a estar presente en una alfombra roja de la mano de opuestos looks que lucieron Gwyneth Paltrow y Sandra Bullock. La primera se decantó por la vertiente más sencilla optando por dejarla baja y suelta y dibujando la raya a un lado y maquillaje nude, mientras que Bullock prefirió la típica cola de caballo alta y tirante. No demasiado acertado para ella dejar la cara al descubierto teniendo en cuenta que muchos no paran de examinarla con lupa en busca de la obra de un bisturí.

Dos opciones que ponen de manifiesto el carácter versátil de este tipo de recogido que está dispuesto a volver a tener protagonismo esta temporada.